Si estás interesado en esta foto, contacta con info@mikilopez.com

Book Online

* Please Fill Required Fields *
Miki López
Lagos asturianos. Lago de Valle de Somiedo al atardecer
Miki López

- Fotoperiodista desde 1991 - Jefe de Sección de Fotografía de La Nueva España desde 2010 - Todos los días intentando aprender el oficio más hermoso del mundo

Sólos

Uncategorized / No Comment / 24 julio, 2011

Un hombre cruza lDivisión Azul. Oviedo, 24 de julio de 2011. © Miki López

Oviedo, mes de julio. La ciudad empieza a convertirse en un museo de la soledad, en una ciudad que muere con el verano y renace en el otoño con fuerzas renovadas. No estoy acostumbrado a cruzarme con esas almas en pena, pobladores de una urbe fantasma que cruzan las calles tristes, tan vacías de coches como de prisas, aunque en algunos casos sus espíritus parecen disfrutar de ese desierto urbano y de su extraño silencio.
En las cafeterías, a esa hora de la tarde, los camareros fuman en las puertas abiertas al aire, mientras sus únicos clientes observan con aburrimiento una pantalla de televisión pálida y sin contraste, como si de otro fantasma se tratase.

Calle Matemático Pedrayes. Oviedo, 24 de julio de 2011. © Miki López


Terraza en la avenida de Galicia, Oviedo. 24 de julio de 2011. © Miki López


Aparcamientos vacios. Oviedo, 24 de julio de 2011. © Miki López


Fumando en la calle. Plaza de América, Oviedo. 24 de julio de 2011. © Miki López


Las plazas de aparcamiento vacías convierten las calles en avenidas, rompiendo el agobio de los ajetreados días de semana.
Los fantasmas muchas veces son espejismos. Un domingo de verano en Oviedo es el espejismo de una ciudad que duerme aletargada por el verano.
Hoy ya es lunes. Seguro que más de uno echará de menos la soledad.

Leave a reply