Si estás interesado en esta foto, contacta con info@mikilopez.com

Book Online

* Please Fill Required Fields *

Imágenes para un rescate

Asturias, Sociedad y Cultura, Uncategorized / 2 Comments / 10 junio, 2012

Vamos a echar de menos las vacas gordas. Hoy, día de corpus, me tropecé con dos imágenes dignas de estos tiempos e inconcebibles hace apenas cuatro años. La imagen de un crio vestido de comunión en el mostrador de un burguerking pone los pelos de punta. Pero posiblemente erice más el cogote el ver el convite de las fresas, la invitación a un almuerzo por parte del arzobispado al ayuntamiento de Oviedo. Sobre los blancos manteles destacaban las ovaladas formas de, agárrense, reluciente latas de mejillones en escabeche.
Ver para creer.

Comunión de comida rápida. Oviedo, 10 de junio de 2012. © Miki López


Convite de las fresas. Oviedo 10 de junio de 2012. © Miki López

2 Comments
  • Rafa Balbuena / julio 17, 2012 / Responder

    De piedra, literalmente, me he quedado con estos dos auténticos documentos. Los pelos, por razones evidentes, no se me ponen de punta. Pero las venas se me congelan ante los diálogos que me imagino: «pide lo que te apetezca, hijo, que hoy es tu día»… o «pruebe estas almejas, señor concejal de Urbanismo: son ‘bocato di cardinale’ aunque frescas, lo que se dice frescas…».
    Terror. Vacas gordas vs. vacas flacas. Días de mucho, vísperas de nada… Y al final, aunque sea una cosa tan habitual como comer en un acto señalado, la sombra de que algo va mal se refleja en lo que (ya no) nos llevamos a la boca.

  • Rafa Balbuena / julio 17, 2012 / Responder

    De piedra, literalmente, me he quedado con estos dos auténticos documentos. Los pelos, por razones evidentes, no se me ponen de punta. Pero las venas se me congelan ante los diálogos que me imagino: «pide lo que te apetezca, hijo, que hoy es tu día»… o «pruebe estas almejas, señor concejal de Urbanismo: son ‘bocato di cardinale’ aunque frescas, lo que se dice frescas…».
    Terror. Vacas gordas vs. vacas flacas. Días de mucho, vísperas de nada… Y al final, aunque sea una cosa tan habitual como comer en un acto señalado, la sombra de que algo va mal se refleja en lo que (ya no) nos llevamos a la boca.

Leave a reply