Si estás interesado en esta foto, contacta con info@mikilopez.com

Book Online

* Please Fill Required Fields *

Funeral en Verdicio

Uncategorized / 3 Comments / 6 marzo, 2010

Funeral en Verdicio, Gozón. Enero de 2010. © Miki López


Hace poco más de un mes que los vecinos de Verdicio despedían al que fue su párroco durante 44 años. Don
Luis llevaba dos años retirado en la residencia sacerdotal de Oviedo. Era un cura de aquellos chapados a la antigua, con un único armario de sotanas de lunes a domingo, y con un agradable trato con los parroquianos, sobre todo con los de mayor edad. El día de su funeral una mujer permanecía de pie sin perder de vista el féretro postrado ante el altar de aquella iglesia en la que todavía se escucha el eco de sus sermones dominicales. Las lágrimas se resistían a rodar por aquellas mejillas arrugadas aunque la luz que entraba por el estrecho ventanal de las gradas, las hacían brillar con claridad. Cuando el resto de los asistente se acercaron al altar para despedirse del que había sido su cura durante tanto tiempo, aquella mujer esperó al final de la cola y miró con el mismo gesto la cara del cura. Cuando volvió a su sitio, la expresión de respeto y admiración se mantuvo impasible en su rostro, con los mismos restos de las lágrimas con las que lo recordó con tristeza durante toda la celebración de la misa.

3 Comments
  • Fernando del Busto / marzo 7, 2010 / Responder

    ¡Denos Dios buenos y santos sacerdotes! Este mes se dedica al Seminario. Así que los católicos oramos especialmente por las vocaciones. Un gran testimonio el tuyo, Miki.

  • mikilopez / marzo 7, 2010 / Responder

    Pues mucho me temo que habrá que rezar bastante. No soy muy practicante en el tema católico-apostólico-romano pero si que se ve que la cosa está apurada (y desvirtuada) en las parroquias.

  • Fernando del Busto / marzo 8, 2010 / Responder

    Miki, aunque no seas practicante eres una persona sensible (con perdón por lo cursi que sea la palabra) y tus palabras reflejan lo que una labor de un buen sacerdote.

Leave a reply