Si estás interesado en esta foto, contacta con info@mikilopez.com

Book Online

* Please Fill Required Fields *

Fumadores Anónimos

Uncategorized / 3 Comments / 15 diciembre, 2009

Fumando. Avilés, 2009. © Miki López


Dejé de fumar hace 12 años pero creo que todavía me considero fumador. A veces, hablando con amigos y compañeros fumadores, me siento como un miembro de esas sesiones de grupos de alcohólicos o drogadictos que ponen en común todos sus sufrimientos, sus triunfos y sus fracasos en el mundo de la dependencia que el destino o las circunstancias les han deparado. Es extraño que una sustancia como el tabaco llegue a producir situaciones tan absurdas como las de soportar un temporal de frío siberiano para poder echar unas frenéticas caladas a un cigarro que se consume a una velocidad de vértigo entre las inhalaciones del fumador y las ráfagas de viento del nordeste. No se sabe si el humo que sale de la boca del nicotinómano es vapor de agua o combustión de tabaco.
Y el día 1 de enero ya está ahí con una prohibición muchísimo más severa que relegará a los que aún tengan vicio y paciencia a las terrazas de unos bares que seguramente tendrán que ampliar la temporalidad de las sillas y las mesas en la vía pública. Y poner mamparas como las de la foto. No sé si con la intención de pasar menos frío o de conservar la intimidad de una especie en vías de extinción cada vez mas criminalizada.

3 Comments
  • Daniel Gutierrez Granda / diciembre 15, 2009 / Responder

    Que jodido es el mono del tabaco. Guapa la foto.

  • mikilopez / diciembre 16, 2009 / Responder

    Pero que bien se está sin fumar. Y la pasta que se ahorra…

  • Neuroticos Anonimos / enero 2, 2010 / Responder

    Todas las adicciones son fugas. Cosas qué hago para no echarle acción a mi vida, a mi realidad.
    🙂
    Gracias por el artículo.

Leave a reply