Si estás interesado en esta foto, contacta con info@mikilopez.com

Book Online

* Please Fill Required Fields *
Miki López
Lagos asturianos. Lago de Valle de Somiedo al atardecer
Miki López

- Fotoperiodista desde 1991 - Jefe de Sección de Fotografía de La Nueva España desde 2010 - Todos los días intentando aprender el oficio más hermoso del mundo

Equipo

Deportes, Uncategorized / No Comment / 7 mayo, 2016

Elisa, Pablín, Pablo Menéndez, Iyán, Alberto Agrelo y Javi Corral con la equipación de la selección asturiana de judo. © Miki López

Elisa, Pablín, Pablo Menéndez, Iyán, Alberto Agrelo y Javi Corral con la equipación de la selección asturiana de judo. © Miki López

Es sábado pero Iyán se levantó temprano. Por tercera vez en su vida deportiva se viste con el chandal de la selección asturiana de judo, un privilegio que le hace pensar que todo el esfuerzo del año ha merecido la pena. Atrás quedan meses de sinsabores y también de alegrias. Hubo de todo: derrotas, victorias, lesiones y dietas para tratar de contrarrestar las ganas de crecer y coger peso que tiene un cuerpo de 15 años ansioso de chuches, chocolate y calorías sin control. Pero llegamos hasta aquí. Mañana es el gran día: Campeonato de España en el mismísimo Palacio de los Deportes de Madrid. Y las chapas, vengan o no, serán lo de menos. Lo dice su entrenador, Carlos Fernández, y tiene toda la razón: Iyán, Alberto, Claudia, Javi, Pablo M., Hugo, Elisa y Pablín están allí no solo por méritos propios. Detrás de ellos están todos los deportistas del JCA que hoy no pueden coger ese autobús. Son los compañeros con los que comparten sudor en el entreno, alegrías en las victorias y con los que, como no, se secan las lágrimas en las derrotas. Estoy seguro de que mañana en Madrid, cuando salten al tatami nuestros chavales también llevaran en su dorsal el nombre de Saul, Mario, Sandra, Moi, David, Fer,Meana, Barcena, Julia y demás compañeros del Judo Club Avilés que este año se han quedado fuera de la competición que cierra la temporada. Mucho ánimo a esos padres, entre los que me incluyo, que mañana sufriremos más que ellos en el tatami. Estoy seguro que más de uno llorará de alegría. Se de sobra lo que es eso. El año pasado Iyán sufrió mucho cayendo en el primer combate y peleando duramente por un bronce que, por circunstancias personales, casi nos supo a oro. Hoy solo quiero que mañana disfrute del premio que su esfuerzo le ha regalado. El suyo y el de sus compañeros.
Gracias a todos y mucha suerte campeones.

Leave a reply