Si estás interesado en esta foto, contacta con info@mikilopez.com

Book Online

* Please Fill Required Fields *

El refugio de Otilia

Uncategorized / 5 Comments / 16 enero, 2010

Otilia. A Froseira, 2008. © Miki López


La carretera a Froseira se resquebraja dejando salir por sus grietas finos tallos de hierba que son como el inequívoco mensaje de que el viajero se acerca a un lugar sin alma. El abandono es la enfermedad de los pueblos del occidente. Más que las distancias, son las malas comunicaciones el verdadero germen del éxodo masivo de la población rural. Para la mayoría, un paisaje extraordinario y un medio de vida milenario ya no son rivales para la comodísima y estresante vida urbana donde todo está a mano.
Pero aun existen valientes como Otilia, la última moradora de Froseira, una mujer que vive en la casona de la antigua ferreiría, al lado de un molino y una pequeña bodega de vino que constituyen un verdadero museo etnográfico auténtico y centenario. Mujer de conversación rápida y agradable, paradójicamente enamorada de su familia que la pasa a ver de vez en cuando, pero aferrada a su molino y a su quehacer diario como si fuesen órganos vitales de su propio cuerpo. Allí seguirá hasta que las fuerzas le aguanten.
La última vez que la vi me dijo que le quedaba cuerda para rato. El día que ella falte A Froseira seguramente morirá.

Otilia. A Froseira, Boal. Primavera de 2007. © Miki López

5 Comments
  • rosita de Cedemonio. / junio 13, 2012 / Responder

    me encanta, la conozco personalmente, y la voy a ver siempre que puedo, es sabia y tiene el frescor de los prados que la rodean, su molino muele soledades compartidas, no todos quisieron vivir en ese paraiso, pero ella es valiente, un día nos dijo a los que la visitamos. estoy mejor que Jackie Onassis, lo tengo todo privado. Un encanto, y su sidra y orujo sabe a gloria asturiana. Que viva muchos años, Froseira no será igual sin ella.

  • rosita de Cedemonio. / junio 13, 2012 / Responder

    quien dudó de la valentia de las mujeres?. Otilia, es valiente a sus ochenta años, vive sola, aislada, pero feliz.
    Sin centros comerciales, internet, sin móvil, nada de tecnologias, solo su molino, su bodega sus vacas y un cayado en el que apoyarse, su radio y sus gorros, yo siempre que puedo le llevo uno. Besos Otilia, que vivas muchos años para tener un motivo mas para subir a tu oasis asturiano. Ah …aviso a navegantes, le encantaría salir en el programa de Carlos Herrera, entre todos tenemos que conseguirlo.

  • rosaura / junio 13, 2012 / Responder

    como me gusta ver la fortaleza de las mujeres rurales.Los hombres no las acompañan la mayoria de las ocasiones, se van al chigre a beber y ellas llevan el peso del trabajo, el ganado, hijos, casa, prados en fin, valientes y señoras ellas. bravo Otilia!.

  • Marcial Amor / mayo 11, 2013 / Responder

    Siempre foi «Froseira». ¿A que ven chamarye «A Froseira»?

Leave a reply