Si estás interesado en esta foto, contacta con info@mikilopez.com

Book Online

* Please Fill Required Fields *

Ciudad infierno

Uncategorized / No Comment / 25 octubre, 2011

La tarde refrescaba. No le apetecía salir de aquella boca de metro, de aquel purgatorio urbano que le servía de refugio y defensa contra el infierno que la ciudad le reservaba. Se ajustó la minifalda tirando con firmeza del borde de la tela que se ceñía a sus muslos y recostó su espalda contra el hormigón frio de la pared. Una marea humana descendía indiferente por los escalones de la línea norte mientras el rumor del tren cogía forma y volumen según se iba aproximando a la parada.

Metro. Termini, Roma. 14 de octubre de 2011. © Miki López


Las puertas de los vagones expiraron un quejido hidráulico antes de abrirse para dar paso a un intercambio de viajeros de ida y vuelta. Cada uno con una historia diferente y mil secretos inconfesables en sus rostros. Les miraba desde la escalera tratando de leer las mentiras en sus ojos vacios de sentimientos. Las verdades eran tan simples que no le interesaban. Ni a ella ni a ellos.
Cuando decidió subir el último tramo de escaleras las luces anaranjadas de las farolas iluminaban a contraluz las finas gotas de la llovizna que humedecía las calles. El olor de esa lluvia recién caída le hizo recordar su infancia en otra ciudad mucho más pequeña y mucho más lejana que el tiempo había decidido desdibujar en su memoria. Pero los olores pervivían en los frágiles recuerdos de alguien que quería olvidar el presente un segundo después de haberlo vivido.
Al doblar la esquina volvió a encontrarse cara a cara con el umbral del burdel, en lo que para ella era la mismísima frontera con el sufrimiento. No hacía ni siquiera un año desde que se había subido a un tren de sueños e ilusiones. No tenía ni idea de que su última parada era el mismísimo infierno.
En recuerdo de Hanna Aydn.

Leave a reply