Si estás interesado en esta foto, contacta con info@mikilopez.com

Book Online

* Please Fill Required Fields *

Cazadores de arco iris

Asturias, Fotoperiodismo / No Comment / 17 septiembre, 2019

Arco Iris

Arco iris sobre la planta industrial de AZSA en San Juan de Nieva. Mayo de 2011. ©Miki López

Cazadores de Arco Iris

Conducía con precaución. La carretera del faro estaba húmeda por culpa de los chaparrones intermitentes de aquella tarde de mayo. Intentaba trazar las curva con suavidad para evitar la gravilla que convertía el asfalto en una peligrosa pista de patinaje, moteada por los profundos baches que dejaban los camiones de la cantera.

Buscaba una foto para ilustrar las tormentas que habían roto esa calma primaveral, un tanto extraña para las regiones del cantábrico. Es curioso ver como el cambio climático convierte noticiable lo que hace décadas era lo más normal del mundo.

Buscando la tormenta

Buscaba la tormenta en el epicentro de la comarca más contaminada de Asturias. O al menos así era a finales del siglo XX. Incluso tuve grandes reticencias cuando, por razones laborales me mudé a Avilés precisamente en un mes de mayo. Corría el año 1996 y desde luego no era la ciudad de la que hoy disfrutamos. Pese a los hachazos de la reconversión que amenazó con convertir la comarca en un desierto industrial, el cierre de Arcelor, la antigua ENSIDESA, dio paso a un lavado de cara, tanto en su casco histórico como en su entorno natural.

No creo que regrese aquel vergel que debió ser el estuario avilesino antes de la llegada del monstruo industrial, pero la recuperación de la zona es más evidente cada día que pasa. Ahora se busca la sostenibilidad, el punto intermedio que permita producir a empresas de la envergadura de AZSA o Cristalería con un cierto control medioambiental.

Llegué a las inmediaciones del Arañón buscando las rompientes de la bocana de la ría que siempre me había dado fotos espectaculares. Y de la nada surgió un arco iris como una guirnalda de esperanza, casi como saliendo de las chimeneas de la planta de Asturiana de Zinc. Y aquel artificio humano industrial, se hizo diminuto ante la inmensidad de un cielo amenazante que demostraba, de un simple vistazo, el poder de los elementos que se cernían sobre ella.

Quién me iba a decir que aquella tarde de primavera, buscando la tormenta, me encontraría aquel maravilloso arcu l’vieya que decimos en Asturies.

Y es que no somos nada. Ni si quiera cazadores de arco iris.

Bendita naturaleza.

Ella manda hasta en las fotos.

Leave a reply

Calendario de entradas
octubre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Archivos