Si estás interesado en esta foto, contacta con info@mikilopez.com

Book Online

* Please Fill Required Fields *

Blog

Memoria en Negativos-Blog de Fotoperiodismo
Las redes del tiempo

Un hombre arregla una red en el puerto de Lastres. ©Miki López 2007

Las redes del tiempo

Todo tiene su tiempo. Cuando somos jóvenes nos lanzamos a la mar a pescar el pez más grande con la red más pequeña sin importar lo duro que sea el temporal. El secreto está en no acabar engullido por ese océano voraz antes de que los años te den la serenidad para saber decidir cuando es hora de sentar el culo y ponerse a arreglar esos aparejos para los que vienen detrás. El tiempo teje sus redes enredándonos en la espiral de la vida como un enorme embudo en el que todos terminamos escapando por el pequeño agujero de su centro

Soportales de la calle Galiana.  ©Miki López 2017

Soportales de Avilés

Muchas generaciones cruzaron estos soportales, guarneciéndose de la eterna calima que dejó de oler a mar cuando llegaron los altos hornos. Pero sus piedras permanecieron impasibles, indiferentes a la espesa atmósfera industrial que oscureció su cielo y sus fachadas. Todo llega y todo pasa en una metamorfosis constante de ese caparazón que la rodea. Sólo ese corazón arqueado permanece indiferente al paso del tiempo

Las ovejas

Un ganadero de Miranda muestra las ovejas que le mataron dos perros asilvestrados.  Miranda ©Miki López 2008

Las ovejas

No era la primera vez que una manada de perros asilvestrados habían entrado en su finca y sabía, por el nerviosismo de las ovejas, que los animales andaban rondando otra vez por la zona.

Decidió recoger el rebaño al atardecer para poder pasar la noche tranquilo. Y en aquel establo me dejó hacerle este retrato con la luz natural del atardecer que se colaba por los ventanales del edificio.

La barca

la barca

Barca en seco. Castropol.©Miki López 2006

La barca

La barca tenía más de 50 años pero parecía nueva. Cuando llegaba el verano aprovechaba para vararla en seco y limpiar minuciosamente el casco moteado de algas y musgo. Con cuidado, pasaba la espátula para limpiar la madera y levantar los restos de pintura de mil colores que se fueron acumulando a lo largo de los años.

Después daba una primera mano de pintura roja que remataba con los perfiles blancos que remarcaban la borda. Con trazos alargados de brocha gorda, daba una espesa capa color al casco que volvería a subir y bajar al ritmo de miles de mareas, chapoteando suavemente en la eterna tranquilidad de la ría. Huele a salitre, algas y pintura. El olor vivo de la vida junto al mar. Que maravilla.

Leave a reply

Calendario de entradas
septiembre 2020
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Archivos