Si estás interesado en esta foto, contacta con info@mikilopez.com

Book Online

* Please Fill Required Fields *
Miki López
Lagos asturianos. Lago de Valle de Somiedo al atardecer
Miki López

- Fotoperiodista desde 1991 - Jefe de Sección de Fotografía de La Nueva España desde 2010 - Todos los días intentando aprender el oficio más hermoso del mundo

Besos de madres (y abuelas)

Uncategorized / 1 Comment / 5 mayo, 2013

Flora besa a su nieto Nel.  © Miki López

Flora besa a su nieto Nel. © Miki López


Los grillos cantaban mientras subíamos aquella pendiente interminable de praderías verdes. Era un día de cielo azul intenso que se difuminaba poco a poco devorado por la luz blanca del sol de primavera. Posiblemente fuese mayo. Cierro los ojos y aquella infancia temprana es capaz de volver a mi memoria con la fuerza de un recuerdo de hace unas horas. Me cogías la mano con firmeza, ayudándome a cada paso, mientras una brisa suave agitaba la falda de tu vestido rozándome la cara con suavidad. Al llegar al camino nos sentamos y me cogiste en el regazo, acicalaste mi pelo alborotado por la brisa descubriéndome la frente con tu mano. Recuerdo el beso. Un solo beso en la frente. No se si alguna vez te había contado la historia de aquel primer recuerdo infantil, pero hoy, como tantas veces, lo he revivido mientras veo que a mi alrededor, Elsa repite la escena con uno de tus nietos, esos nietos a los que también tú comes a besos. Y estos peques seguro que no saben que mañana, en un mañana en el que su infancia se vea tan lejana en la distancia, recordaran aquellos besos de su madre con la misma frescura con la que yo, durante toda mi vida, recordaré aquel que me diste una tarde de primavera junto aquel camino por el que, poco a poco, comencé a caminar solo.
Por aquel beso y por todos los que vinieron después para cada uno de tus tres hijos, gracias mamá. Feliz día.

1 Comments
  • Julio C. Lopez / mayo 5, 2013 / Responder

    Yo también recuerdo aquellas verdes y empinadas praderías que dan frente a la pena de la cueva. Subíamos de San Román a Espinosa allá por el año 1972. Aún no teníamos coche, y como el poeta decía, «se hace camino al andar». Posiblemente sean tus primeros recuerdos……., quizá sea la añoranza.¡¡ Hermoso !!!!

Leave a reply