You can enable/disable right clicking from Theme Options and customize this message too.



Book Online

* Please Fill Required Fields *

Miki López. On the Road

Minoritarios

Asturias, Sociedad y Cultura / No Comment / julio 26, 2012

Pintada en favor de la olficialidad del asturiano. Pola de Lena, 2007. © Miki López


Leo en el National Geographic de este mes que cada dos semanas desaparece del mundo al menos una lengua de esas que llaman minoritarias. Sucumben por lo visto ante la insoportable presión que ejercen sobre ellas idiomas tan potentes y universales como el inglés, el español o el chino mandarín.
Ante esta globalización idiomática poco podemos hacer los desahuciados hablantes de lenguas minoritarias que vemos como nuestro código comunicativo materno se duerme en la memoria de nuestros abuelos, inconscientes del daño que hacían a su cultura milenaria en el mismo momento que decidieron ceder al pensamiento único de la sibarita clase antibablista asturiana que diferencia lo culto de lo inculto usando el castellano y el asturiano respectivamente.
Tengo la tristeza de reconocer que me siento incapaz de escribir en mi lengua vernácula, seguramente porque no tuve la opción educativa que hoy ofrecen a mis hijos. Pero lo verdaderamente triste es que precisamente mis hijos, con un padre, una madre y unos abuelos que hablan asturiano, son incapaces de expresarse en ese mismo idioma que escuchan con naturalidad en su ambiente familiar. Lo entienden pero no lo hablan. Y eso es el principio del fin de un tesoro cultural tan inmensamente rico como es el asturiano.
Está claro que no son tiempos de bonanza económica y que por esa misma razón, los lingüistas “anti llingua asturiana” se están frotando las manos ante la inminente posibilidad de convertir al bable en el hijo zombi del latín. Otro muerto viviente que no resigna a morir sin antes apuntar con dedo acusador a todos los que están tratando de menospreciar, desprestigiar y enterrar una parte tan importante de una cultura que es de todos. Que los hay.
Allá ellos y su conciencia. La mía está más que tranquila.

Leave a reply