You can enable/disable right clicking from Theme Options and customize this message too.



Book Online

* Please Fill Required Fields *

Miki López. On the Road

Derroches y formas

Asturias, Fotoperiodismo, periodismo, Política, Sociedad y Cultura / 1 Comment / junio 1, 2018

João Lourenço, presidente de Angola, a su llegada al Hotel de la Reconquista 30 de mayo de 2018. ©Miki López/LNE.

Un séquito de más de 60 personas, una veintena de coches de alta gama y dos aviones de lujo. Y todo para venir a arreglarse la vista a Asturias. El miércoles me comí una guardia de un montón de horas esperando por Joao Lorenço, el presidente de Angola protagonista de semejante derroche.

Todo empezó como un rumor que terminó con la certeza de que un Boeing 787 de lujo aterrizaría en el aeropuerto de Asturias en lo que se presentaba como un misterioso viaje privado. Y semejante vuelo de alquiler a más de 60.000 € la hora era el claro indicador de que se trataba de alguien importante. A última hora del martes se confirma que el mandatario Angoleño sería el protagonista de semejante dispendio.

Un contacto nos confirma que el vuelo en cuestión había hecho escala en Toulouse a primera hora de la mañana del miércoles. Y con esta información salgo para el aeropuerto.

Pero sobre las 10:15 me avisan de que, efectivamente, un vuelo procedente de la ciudad francesa con el indicativo Angola4, está a punto de tomar tierra en Asturias. Pero no es el gran Boeing por el que esperábamos. Se trata de un jet privado de grandes dimensiones que me hace pensar que, por alguna razón, la comitiva africana decidió dejar el gran pájaro en el aeropuerto francés.

No espero a que nadie se apee del aparato y vuelvo a Oviedo. En el Hotel Reconquista se vive una mañana frenética como consecuencia del fallo del Premio Princesa de Ciencias Sociales. Pero entre la multitud de prensa y jurados no pasan desapercibidos unos peculiares servicios de seguridad de raza negra. Impecables en vestuario y enormes como castillos. Era evidente que la cosa pintaba bien. Y llega la comitiva. Dos coches y una furgoneta de la que se apean una docena de personas con maletas, abrigos y poca prisa, pero ni rastro del presidente.

Seguimos esperando y sobre las 12:00 de la mañana recibimos el aviso de que el Boeing 787 acaba de despegar de Toulouse destino a Ranón. Todo parece apuntar que el plan del presidente pasaba por mandar a parte de su séquito en un primer vuelo que le abriese camino.

Avisamos a los colegas de Avilés para que cubran su aterrizaje y nosotros seguimos alucinando con las imágenes que nos llegaban, vía internet, del interior del gran aparato. Lujo desbordante dentro del avión más exclusivo del mundo. Y echábamos cuentas del ingente dineral de semejante operación ocular. Las cifras indignan y marean, pero allá cada cual con su conciencia.

Pasa el revuelo de los premios y, en pocos minutos, nos vemos solos entre los miembros de la primera expedición angoleña que nos miran extrañados al darse cuenta de que somos los únicos periodistas que no se han ido tras el fallo.

Y  a las 14:40 aparece el desfile. Varios coches y alguna furgoneta ocupan todas las plazas de acceso al hotel. Cuando salimos del hall, uno de los miembros de seguridad nos dice con voz seca e imperativa que no se pueden hacer fotos. Yo le digo

-Tranquilo, las haremos fuera…

-¡Fuera tampoco!, dijo elevando el tono.

– En tu país no lo sé colega, pero aquí es legal hacer fotos en la calle. Al menos de momento.

Y así lo hicimos ante la mirada penetrante y casi idignada que nos dedicó el señor presidente que, rodeado de un enjambre de miembros de seguridad, accedió al hotel sin decir palabra.

Sin palabras me quedé yo también con el derroche y las formas. Sin duda, las menos adecuadas para pasar desapercibidos.

 

1 Comments
  • Nieves Bruxina / junio 2, 2018 / Responder

    Excelente trabajo, como siempre, Miki !

Leave a reply

Calendario
diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31