You can enable/disable right clicking from Theme Options and customize this message too.



Book Online

* Please Fill Required Fields *

Miki López. On the Road

Aurelio Argel

Asturias, Sociedad y Cultura / No Comment / mayo 21, 2018

Aurelio Argel en el Ca Beleño. Mayo de 1994.©Miki López

Nunca hay un buen momento para irse y como Aurelio no era de aquellos los que se marchaban sin avisar, da la impresión de que, como tantas veces, no quería molestar.

Argel era un tipo que no pasaba desapercibido. Una cara redonda y afable escondida tras una pipa humeante enmarcada por la afilada perilla “roxa”, coronaba un corpachón de celta indomable. Aprendí tanto del folk con este paisano, que hoy en día no tendría ni la mitad de referencias discográficas en mi colección personal. Hablabas de tus gustos musicales con él y en dos minutos ya te estaba anotando en una servilleta 4 o 5 referencias de grupos que se convertirían en imprescindibles.

Fred Morrison y Aurelio Argel. Lorient, Bretaña. Agosto de 1995. ©Miki López

Porque este tipo sabía mucho, muchísimo de música. Sirvió de puente generacional entre los intérpretes asturianos que evolucionaron de una música hecha  con corazón y pocos medios, a un folk más depurado al que se había llegado, entre otras cosas,  con las inestimables aportaciones que en el tiempo fue dejando “Música para raptar Princesas”, el ya mítico espacio radiofónico de Aurelio Argel en Radio Asturias , digno sucesor del pionero “Arpas, gaitas y zanfona” del recordado Fernando Largo. Incluso en el caso de N’Arba, Argel nos presentó a músicos fundamentales que consiguieron que la banda llegase a alcanzar el estilo personal que cuajó entre los aficionados al folk en los primeros años del siglo XXI. Todos los grupos de Asturias le debemos mucho a este hombre de corazón gigantesco y amistad sincera.

Aurelio Argel con Hevia y algunos de los gaiteros de la banda de gaitas de Villaviciosa. Lorient, Agosto de 1995.©Miki López

Profesionalmente vivimos momentos inolvidables en un Festival Intercéltico de Lorient al que asistimos como enviados especiales de La Voz de Asturias y Radio Asturias en los primeros años de la década de los 90. Una semana entre conciertos de Llan de Cubel, Capercaillie o Fred Morrison, corriendo de escenario en escenario para no perderse ni una nota antes de reposar el día en las barras de los pubs bretones, en los que apurábamos cervezas y sidras francesas, estas últimas por pura cortesía intercéltica.

Aurelio y Julio. Bretaña. Agosto de 1994. ©Miki López

Y como no podía ser de otra manera, acabábamos la noche en la carpa que nunca cerraba. Mientras el silencio se hacía con la calles de Lorient, un murmullo folixero se escapaba entre las lonas de la caseta asturiana, convertida en la embajada del Ca Beleño en tierras bretonas. Y allí, entre el barullo de las carcajadas y las gaitas, aparecía la aromática pipa de Aurelio Argel, como un faro de asturianía incombustible al que siempre adornaba una sonrisa. Y la música seguía sonando sin el descanso ni el perdón de un amanecer implacable como el tiempo que se lo ha llevado.

Su profunda voz se apagó inesperadamente en este mayo tan poco francés de esta Asturias nuestra que ya le está echando de menos.

Descanse en paz paisano. Seguiremos raptando princesas en tu honor.

Leave a reply

Calendario
diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31